lunes, 25 de agosto de 2014

** UN SIRENO EN LA PISCINA ;-DD

De vez en cuando hay que ser un poco superficial y dejarse endulzar la vida con semidioses como este; el sireno es Giacomo Pérez Dortona, francés para más señas, aunque con ascendencia argentina, por lo que he leído por ahí. Pues eso, que sobran las fotitos para amenizar el ojillo mientras comemos palomitas en el sofá. Lástima que se haya acabado el europeo...
;-DDDDD







Y por sex simbol no, pero descubrir la elegancia de Victor Minibaev sobre el trampolín ha sido un lujo, ¡¡vaya pedazo de deportista!!







Me repito, lo sé, pero hay que luchar por los sueños. Insistir, persistir, resistir.
Paz y bien, mis chicos.




domingo, 24 de agosto de 2014

** MUCHO DEPORTE, ACABANDO AGOSTO...




Verano ultra deportivo, ¡me encanta! Balonmano playa, ironman, tenis, europeo paralímpico, atletismo, natación, fútbol, F1...(creo que nunca he confesado cuánto me gusta Antonio Lobato, ¿verdad? ;-DD. Diría que es su voz, mmmm). Tendría deporte en la tele a todas horas, pero variadito, claro, que la vida no es sólo balompié...



Así, a grandes rasgos...

*España termina con 25 medallas en el campeonato de Europa de atletismo paralímpico en Swansea





*El Barakaldo C.F suma los primeros tres puntos de la liga

*Se impone Ricciardo en F1 en una extraña carrera

*El Atlético de Madrid consigue el primer título de la temporada (¡Ole mi Cholo! ;-D)

*Mireia Belmonte consigue el oro en los 1500 libres de los europeos de natación (¡¡qué tía!!), oro en 200 mariposa y bronce en 400 libres (dos finales en menos de media hora). Superwoman, ¡no me digáis que no!



Enlace permanente de imagen incrustada

Y hoy un cuento de Bucay, a propósito de ser la mejor versión de nosotros mismos; sin máscaras, sin disfraces, sin inventarnos ser alguien que no somos. Y de tener la pasión de pelear por aquello que soñamos.

Por cierto, no sé si habéis olido alguna vez las fresías, pero tienen un aroma espectacular; no soy muy partidaria de comprar flores, la verdad, pero hacen un efecto reconciliador, al menos en las mujeres (por muy tópico que sea). Si alguien tiene que pedir algún perdón de esos serios, os recomiendo un bonito ramo de fresías y una bonita tarjeta llena de ternura...
;-)



Cómo crecer
Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.

El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino.
Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa.
La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. Entonces encontró una planta, una fresía, floreciendo y más fresca que nunca.


El rey preguntó:
-¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?
-No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresías. Si hubieras querido un roble o una rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: “-Intentaré ser Fresía de la mejor manera que pueda”.

Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona. Puedes disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor o puedes marchitarte en tu propia condena queriendo ser quien no eres...

(...)

Queda poquito ya para empezar un nuevo curso, con todo el desgaste que eso conlleva; hay que organizar un cuatrimestre duro -a mi me resulta complejo, la verdad-, con objetivos nuevos por diseñar y objetivos viejos que cumplir. Hay que dejar atrás las buenas sensaciones que nos deja el verano y volver a poner en marcha la maquinaria de la que somos parte. Es un arduo trabajo pero hay que hacerlo. Y cuanta más energía positiva derrochemos, más fácil nos resultará afrontar cada reto.

Sabéis que el saloncito está abierto para hacer un alto en el camino y disfrutar d un rato de ternura y de paz. Sois bienvenidos, como siempre.
Mil besos, mis chicos.



sábado, 23 de agosto de 2014

** EN CADIZ, CARPE DIEM!!



Ando missing, lo sé. Pido disculpas a quien no he podido atender estos días, pero necesitaba unas vacaciones. Sol, mar, paz. De paseo por el paraíso (creo que en los mapas pone Cadiz, pero en realidad el nombre no le hace justicia ;-D). Calma. Y muchas horas de lectura ociosa, ¡¡una maravilla!! He vuelto enamorada del Palmar, de Tarifa y de los mercadillos hippies. Enamorada de la luz, de las playas, de ese halo romántico que la despreocupación otorga a los días de asueto (claro). Estoy loca por pisar de nuevo ese pedacito de cielo en la tierra.



Pero ya estoy de vuelta por Bilbo (gora Marijaia, ¡por cierto!). Y volver siempre es bueno cuando se tiene la dulce sensación de estar en el lugar correcto, en la compañía correcta y haciendo aquello que sostiene la balanza de nuestra frágil cordura. Yo estoy donde creo que debo estar. Al menos de momento. Y esa sensación me reconforta y me permite saborear la felicidad. Gran momento, la verdad.



He dejado la nostalgia
En el mar de los destinos.
Ya no quiero más palabras
De ceniza en mi camino.

A vivir toda la rabia.
A lanzar todo al abismo
De tu cuerpo en mis entrañas
Y a volar siempre contigo.

Se acabaron las batallas
Porque yo nunca me rindo.
Y salieron las estrellas
En tus ojos, amor mío.

A. pesar de lo pasado, 

Hay futuro en el camino.
A pesar de la distancia,
Muy cerca te siento, amigo.
Por eso te doy las gracias
El dolor que ha ido conmigo,
Ahora ya solo es ceniza
Y ya no viaja conmigo.

Se acabaron las batallas
Porque yo nunca me rindo.
Y salieron las estrellas
En tus ojos, amor mío. 


(...)

Y mucho podría escribir sobre Robin Williams, porque he seguido su carrera muy de cerca. Sin embargo, el fin parecía firmado; nunca consiguió sonreír con su mirada llena de tristeza... ¡Oh capitán, mi capitán!



Os espero en el saloncito; a quienes ya hayáis vuelto al ritmo del trabajo, a quienes aún disfrutáis de vacaciones... ¡¡a todos!!
¡Mil besos dulces, mis chicos!